Ciudad de Panamá es un paraíso para los inversionistas

Situado a orillas del Océano PacíficoCiudad de Panamá se ha convertido en los últimos años en el corazón de América Latina, no solamente por su riqueza natural sino porque su economía crece a pasos agigantados.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) en Ciudad de Panamá creció 6,9% en el 2014 y que aumentará 6,6% en el 2015. Por otro lado el Banco Mundial (BM) habla de 7% y 6,5% respectivamente. Cifras muy alentadoras para el panorama poco alentador de lo que sucede a nivel mundial en los últimos años.

La prosperidad se debe en gran parte a los ingresos generados por el Canal de Panamá. Administrado por los EE.UU. desde su inauguración en 1914, el canal quedó bajo el control del gobierno local en 1999. Desde entonces, la economía panameña se ha beneficiado del aumento dramático en el comercio entre los países del Norte y del Sur.

Las calles de la capital son un vivo reflejo de la prosperidad que se vive en esta región que para muchos se ha convertido en el centro financiero más importante de Centroamérica

En la última década, los barrios de Punta Tocumen y Punta Pacifica concentran los negocios de la ciudad que se caracteriza por sus grandes rascacielos, dos de los cuales se encuentran en la lista de los 200 edificios más altos del mundo.

La proliferación de las enormes edificaciones, entre las que sobresalen lujosos hoteles, oficinas de grandes corporaciones y modernos departamentos, han hecho que la Ciudad de Panamá sea conocida a nivel internacional con el sobrenombre de la "Dubai Latina".

Esta comparación no es casualidad. Como ocurrió con el emirato árabe, la prosperidad económica ha atraído a muchos turistas a la Ciudad de Panamá. 

Durante mucho tiempo este destino se caracterizó por ser un paraíso para las compras por su baja tasa de impuestos, a tal punto que muchos productos americanos se adquieren mucho más baratos que en Estados Unidos.

Sin embargo, la situación está cambiando. En los últimos años la proliferación del turismo y la vida nocturna de la ciudad están transformando radicalmente la capital panameña y ya no es un puerto de paso como en años pasados. Por lo tanto, existen cada vez más razones para  darse un paseo por la "Dubai Latina".